martes, 13 de septiembre de 2011

MÁS RECORTE EN DEFENSA Y MENOS EN EDUCACIÓN

Mi padre era Maestro Nacional, maestro de los de antes, de los que se decía: “pasa más hambre que un maestro escuela”. De los que a mediado de mes aguardaban turno ante la ventanilla del habilitado con un papel en la mano: “vale por 200 pesetas a cuenta de mis haberes del día tal…” Y es que mi padre pertenecía a uno de los colectivos con el sueldo más bajo de todos los funcionarios de España. A un colectivo que no se atrevió a exigir la debida consideración porque estaba inmerso en una sociedad atemorizada y achantada a la que le tapaban la boca. A un colectivo en el que todos parecían formar parte de una misma familia y en el que todas las privaciones y luchas silenciadas les unía fuertemente.

Hoy, después de tantos años, después de haber dejado atrás una dictadura y después de haber luchado hasta conseguir un reconocimiento, los profesores se ven obligados a movilizarse para defender de nuevo su dignidad como trabajadores.

Que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid esgrima la necesidad de ahorro por la crisis económica pretendiendo hacer unos recortes sangrante de plantilla en los Institutos Públicos (no concertados ni privados) de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y otros, en torno a un 15% (unos 3.000 profesores en total), me parece un disparate. Esto conllevará a un perjuicio enorme de cara a los alumnos ya que con estas medidas se verá incrementado el número de alumnos en las aulas, la reducción de la atención a alumnos con problemas, y la labor tutorial que quedaría completamente disminuida sin que se pudiera llevar a cabo algunas cuestiones de vital importancia para el desarrollo educativo y personal del alumno. No satisfecha con esto, la Consejería de Educación pretende, además, la eliminación de ciclos de FP, así como llevar a cabo duros recortes en todas las etapas educativas de las Escuelas Oficiales de Idiomas y las de Artes Plásticas y Diseño. Si a los profesores que actualmente van a conservar su trabajo, ya se les hizo una reducción de sueldo del 7% y además van a soportar una carga de trabajo de más del 10%, me pregunto si en esa circunstancia se puede trabajar con calidad en un ámbito en el que cada detalle cuenta. ¿No es una soberana desfachatez haber tenido trabajando como eventuales a miles de personas de forma continuada sin un contrato fijo y despedir ahora de golpe a 3.000?

No obstante la Presidenta de la Comunidad sigue dando dinero a la iniciativa privada y sigue ampliando desgravaciones fiscales para ir a los centros privados. Y lo más curioso, cómo a pesar de la falta de recursos económicos que argumenta, el pasado mes de agosto no puso reparo a la hora de beneficiar a la Conferencia Episcopal con tanta magnificencia como lo hizo, para un evento religioso.

Ya no somos una sociedad de personas achantadas, y por lo mismo no somos tan fáciles de manipular desde el púlpito o desde cualquier instancia de poder. Ahora somos conscientes de nuestro papel en el mundo y sabemos que la dignidad del ser humano es inalienable y que toda persona debe disponer de las mismas posibilidades para desarrollar sus capacidades. Y esa ha sido una de las misiones de mayor envergadura que ha mantenido siempre la Escuela Pública: la lucha por la igualdad de oportunidades. La Escuela Pública es una filosofía, un pensamiento educativo que reconoce el derecho de todos a la educación y a preservar las medidas legales para hacerlo efectivo. Es por ello que estamos completamente en contra de que nos argumenten que el recorte de gasto en sanidad y en educación es inevitable y necesario y que al mismo tiempo se siga invirtiendo sumas tan desproporcionadas en gastos militares. Cuando pienso en el costo tan tremendo de vidas humanas que han causado las guerras de Afganistán e Irak durante el periodo que va desde el 2001 hasta la fecha, más el costo económico que llegó a alcanzar cifras astronómicas, que enriqueció a las empresas armamentistas, no puedo por menos que cuestionarme la sensatez de los que manejan los hilos del mundo.

Si pretendemos conseguir en el futuro un mundo mucho más justo y pacífico, donde impere los derechos humanos por encima de todo, no debemos permitir que a esta nueva generación se le escatime los recursos necesarios para el desarrollo de una Escuela Pública de calidad ni que se favorezca, como se ha venido haciendo, un concepto elitista en la Educación. Los niños y niñas, sean del origen social que sean, tienen los mismos derechos.

                                                       Maite García Romero

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querida Maite, no tengo por más que inclinarme y quitarme el sombrero ante tal brillante y acertado artículo.
Mis más humildes felicitacines.

Sara dijo...

Una vez más,Maite,pones el dedo en la llaga. Estos politicastros no deben ampararse en la crisis para tocar lo más sagrado:la sanidad y la educación. Pueden -y lo saben- recortar por otros lados; que empiecen por la defensa.

Muchos besos

Modesto Vegalonso dijo...

Llevo unos días pretendiendo mandar un comentario pero hay problemas en el servidor y todo son dificultades. Espero que a esta hora, rara para mí, funcione.
Por supuesto coincido totalmente contigo en lo triste que es gastar dinero en material de guerra y ahorrarlo en educación. Pero es uno más de los sinsentidos de la sociedad en que vivimos.
A mí todo lo relacionado con este tema me toca muy de cerca porque he estado cuarenta años peleando por mejorar la enseñanza en el nivel en que yo trabajaba, el bachillerato. Y desgraciadamente las cosas no solo no han mejorado sino que empeoran cada vez más. A ello, por supuesto que no colaboran nada ¿ahorros? como los que denuncias, pero también algunas otras cosas fruto de la evolución de la sociedad.
Para no alargarme demasiado tomo como ejemplo de los cambios algo que citas y que es para mí muy querido, porque yo también tuve relación con los maestros nacionales. Mi infancia y adolescencia transcurrieron en la casa de un maestro rural, que ganaba poco pero era respetado y querido en el pueblo donde ayudaba a todo el que necesitaba ayuda. Hoy esto no es posible porque casi ningún profesor vive en las aldeas. Algo respetable, pero negativo para esa labor del pasado.
La llegada de la democracia mejoró enormemente las cosas, pero en los últimos diez años se está yendo de mal en peor. Así que me parece estupendo que algunos aprovechemos las tecnologías para dar fe de que no somos “personas achantadas” denunciando clarísimos fallos y debemos seguir haciéndolo, pero a corto plazo tengo serias dudas de lograr algo.
Un abrazo Maite

manuel-angel dijo...

Hoy, después de tantos años, después de haber dejado atrás una dictadura...
con lo bien informada q estás en todos los temas, en este tema fallas: ¿quien te ha informado q acabó la dictadura si la tenemos latente, deseando atacar en cuanto tienen ocasión.
en la guerra nos metió el "asnar" y sigue la pista de las comunidades de la derechona: Madrid con los maestros. cataluña con la sanidad y la mancha con los farmaceúticos. yo no entiendo q en la mancha no haya dinero para la farmacia y en el resto sí. q en madrid no tengan para magisterio y en el resto sí y lo mismo para sanidad ¿después de tantos años, después de haber dejado atrás una dictadura...?. están deseando imitar a su maestro-caudillo. ¡¡¡dios nos coja confesados a partir del 20-n!!!. u7n aqbrazo

MariluzGH dijo...

Hola Maite, me alegra que encontraras en mi 'diario loco' documentación para el trabajo que te traes entre manos :) vi el reportaje en TVE y me pareción justo difundirlo (aunque mi blog no sea importante).

Estoy leyendo tus artículos y me voy a quedar por aquí, conociéndote y aprendiendo :)

un abrazo (de una marbellí viviendo en Estepona)

José Miguel dijo...

Querida Maite: Y esto es sólo el principio...y aunque sea paradójico estas decisiones y otras que veremos,van a ser el punto de inflexión (ya lo está siendo) para un despertar de conciencias... a ellos sólo les queda un recurso de antaño para llevar a cabo sus "proyectos": la represión mediante la fuerza. Un abrazo y no nos queda otr que seguir ofreciendo la fuerza pero de la palabra

Anton dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo querida Maite, reducir en educación es hipotecar el futuro.

nocheinfinita dijo...

Vengo desde la "Sabiduría de Sancho" a darte las gracias y felicitarte por tan magnífico manifiesto. Reconforta leer estas verdades.

Un saludo

mariajesusparadela dijo...

También yo llego desde Sancho. Voces como la tuya son, hoy, imprescindibles.

Eastriver dijo...

Sancho me ha traído a tu blog. He leído tu artículo y la verdad es que es irreprochable desde cualquier punto de vista. Soy también profesor. Y veo que vienen malas épocas para nuestra lírica (o para enseñar lírica): así que necesitaremos fuerza y constancia. Las tenemos, leyéndote está claro que las tenemos. Un abrazo.